Niña venezolana que había escapado asegura que su progenitora la maltrata

7098
Tras reencontrarse con su madre, ahora evalúan si es pertinente o no que la menor regrese al seno familiar.

Tras la feliz noticia del retorno a su casa de la niña venezolana de 11 años que había escapado el miércoles pasado, en Cúcuta, las autoridades colombianas evalúan si la menor  permanecerá o no con la familia, luego de que asegurara que era víctima de maltratos por parte de la madre, por culpa del novio de esta última.

Por ahora, se mantendrá protegida por una institución que velará por su seguridad y bienestar, hasta que evalúen si es pertinente entregarle nuevamente la niña a los padres.

En este sentido, diario La Opinión, que siguió de cerca los acontecimientos desde el pasado miércoles, recordó que “María de los Ángeles, la niña de 11 años que se le escapó a su mamá, María Alejandra Barón, ya está de nuevo en su hogar. La pequeña fue encontrada por una mujer venezolana, la misma noche del miércoles 14 de agosto”.

Así lo aseguró Génesis Escobar Mudarra, de 27 años, madre de 5 niños y oriunda del estado Aragua. Ella fue quien socorrió a la pequeña, cuando la vio sola en el puente Simón Bolívar, en La Parada.

“La niña estaba sentada y llorando. Me le acerqué y le pregunté qué tenía y me contestó que ‘nada’. Me puse a acomodar los cartones para acostarme y seguía llorando, entonces le insistí y le pregunté que dónde dormía y me dijo que no tenía un lugar. Además, que se fue de su casa porque la mamá la maltrataba mucho por culpa del padrastro”, contó la joven, quien le prestó unos cartones a la niña y una cobija.

Ya el día jueves, le dijo a la niña que tenía que ir a donde su mamá, pero la niña no quería.

El viernes, María de los Ángeles seguía en compañía de la joven aragüeña. Pero, en la mañana del sábado, el compañero de Génesis le mostró la noticia sobre la búsqueda que adelantaban de la menor.

“Yo le dije que tenía que llevarla para donde su mamá, que no quería problemas. Entonces, un señor de una joyería nos dio dinero para los pasajes y nos vinimos”, contó.

Sin embargo, estando en el centro comercial Unicentro, la niña no supo indicarle a Génesis qué ruta tomar a su casa. Por ello, decidieron buscar el Comando de Atención Inmediata (CAI)  Industrial de la Policía.

“Tengo un nudo en la garganta, porque también soy madre y esto es fuerte. Ella (la niña) lloraba mucho contándome cosas”, finalizó Génesis.

El coronel José Luis Palomino, comandante de la Mecuc, aseguró que Bienestar Familiar estará pendiente de la menor de edad, quien entra a ser protegida por dicha entidad, “hasta que evalúen si es pertinente entregarle nuevamente la niña a los padres”. (MB)