“Reos del CPO estarían desnutridos y a merced de un brote de hepatitis”

2914
Asdrúbal Ortiz, defensor de Derechos Humanos del Táchira, hizo la denuncia.

“Queremos denunciar lo que ocurre desde hace más de un año con los privados de libertad en el Centro Penitenciario de Occidente, tanto en el I como en el II, y tiene que ver con la pésima y escasa comida que están recibiendo, lo que está causando estragos en su salud. Cinco días a la semana, de desayuno les dan un bollito de harina precocida; al almuerzo, agua de auyama, porque me dicen que ni siquiera se le puede llamar sopa; en la cena, una arepa, y nunca acompañada con bebida alguna. Estamos tratando de ser su voz y que se nos escuche, porque a pesar de que  ellos cometieron un hecho irregular y  se encuentran  pagando una condena, necesitan que se les respeten los derechos como ciudadanos, y vemos con preocupación que el Ministerio del Poder Popular  para Asuntos Penitenciarios no ha hecho absolutamente nada para resolver esta grave crisis alimentaria en el CPO”.

De esta manera, Asdrúbal Ortiz, defensor de los Derechos Humanos  en el Táchira,  denunció  lo que estarían  padeciendo, los reclusos del Centro Penitenciario de Occidente, ubicado en Santa Ana, municipio Córdoba.

Según Ortiz, “al hablar con algunos presos, me explicaron la cruda realidad que están pasando. Un día a la semana les dan arroz, que ellos le llaman ´arroz con pollo a la suerte´, cuando le consiguen un pedacito de pollo, realmente están de suerte, porque casi siempre son pedazos de piel del pollo. La contaminación del agua es otra necesidad, no están recibiendo agua potable, la que llega es marrón”.

—Por otra parte -añadió-, me  dijeron que las  pocas veces que ha llegado proteína cárnica al CPO, algunos custodios la  han sacado de la instalación en las unidades de traslado de presos; es decir, se la llevan para venderla en establecimientos comerciales o para otro uso, menos para dársela a los reclusos. Y cuando llevan el Plan Cayapa al CPO, benefician solo a los que forman parte o están vinculados con el Psuv o a los ´recomendados´; es decir, no están tratando el problema a fondo, y esta crisis se está agudizando cada día.

“Hepatitis, desnutrición y locura”

“Además, hay un brote de hepatitis dentro del CPO y no lo pueden  atender porque no cuentan  ni con una pastilla, no tienen cómo trasladarlos siquiera al CDI, que queda a escasos metros de la instalación. La preocupación nuestra, como defensor de Derechos Humanos, es que se les está violentado el derecho a la alimentación, a la salud, a la vida. De acuerdo con uno de los presos con los que hablé, se están volviendo locos porque no están siendo alimentados. Esto es grave, porque me dicen que, aparte de la desnutrición  severa, ya hay reclusos con problemas de salud mental. Se están volviendo locos porque no tienen qué comer”.

Finalmente, acotó, “asumimos la  vocería de los privados de libertad,  estamos exigiendo al Gobierno nacional una respuesta inmediata, atención a los presos. Pedimos que sea intervenido el CPO,  por autoridades serias, porque  se trata de seres humanos que están pidiendo a gritos ser atendidos. Con respeto, pero contundentemente,  pido a la ministra de Asuntos Penitenciarios, María Iris Varela, que tome cartas en el asunto. Los presos tienen derechos y el Estado venezolano está en la obligación de darles respuesta. (MB)