Rumores de enfrentamientos en Boca de Grita causó el desplazamiento de unas mil personas

2706
El desplazamiento masivo hacia Puerto Santander se registró el sábado por la noche.

La delicada situación que se vive en la frontera colombo-venezolana desde hace varios días, entre las poblaciones Puerto Santander, en Norte de Santander, y Boca de Grita, estado Táchira, debido a la situación de violencia, ha comenzado a tener consecuencias.

Según diario La Opinión, la noche del sábado se registró un desplazamiento masivo desde Boca de Grita, por fuertes rumores de enfrentamientos armados, según indicaron los ciudadanos que se desplazaron, a las autoridades en Colombia.

Migración Colombia informó que en horas nocturnas, una vez la frontera se encontraba cerrada por parte de Venezuela, un grupo de cerca de mil ciudadanos, entre el cual se encuentran varias familias con niños y adolescentes, cruzó hacia Colombia de manera irregular, hasta Puerto Santander.

“La gran mayoría de los extranjeros que ingresaron al país pasaron la noche en casas de familiares y amigos. Mientras que cerca de 200 -77 de ellos menores de edad- tuvieron que ser ubicados en un campamento improvisado instalado en el coliseo del municipio”.

Migración indicó que durante el domingo, no se presentaron incidentes adicionales y los habitantes de Boca de Grita que se encontraban en territorio colombiano habían ido regresando lentamente a su país.

Esta situación se dio cuatro días después del enfrentamiento interno entre Los Rastrojos que domina su fortín en Puerto Santander y en suelo venezolano, el cual dejó presuntamente 12 muertos, según versiones de los habitantes, cifra que las autoridades venezolanas no ha confirmado.

Tras la balacera, la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) capturó, cuando cruzaban el río Grita, a Jhon Jairo Durán Contreras, “El Menor”, “Carlitos” o “Costeño”, quien asumió la dirección de Los Rastrojos después de la captura de “Necoclí”, y a Gerson Gregorio Rosario Aquino, “Torombolo”, quienes alcanzaron a escapar de la confrontación con vida.

Los policías los interceptaron cuando iban a tomar una canoa, con un fusil, tres granadas y municiones. “El Menor” estaba herido. De ellos lo último que se conoció es que estaban aportando importante información sobre lo ocurrido en Boca de Grita. (MB)