Tras resultar abaleado durante tiroteo en Ureña falleció en Cúcuta un comerciante colombiano

9608
Pese a la rapidez con la que trataron de atender a Luis Arley Charrupí Ordoñez, este falleció en una clínica de Cúcuta.

Una emergencia alertó a los policías de Colombia  y a los militares de la Guardia Nacional Bolivariana, que a diario custodian sobre el puente internacional Francisco de Paula Santander, que algo estaba ocurriendo.

En una camioneta Toyota Land Cruiser Prado llevaban gravemente herido de bala al  comerciante de plásticos Luis Arley Charrupí Ordoñez, de nacionalidad colombiana.

La situación hizo que la Guardia Nacional permitiera el paso del vehículo sobre el puente, cerrado desde agosto de 2015, hacia Cúcuta, informó diario La Opinión en relación al suceso en el que el comerciante colombiano perdió la vida, tras haber sido herido en Ureña, la noche del sábado, durante una situación que las autoridades venezolanas están investigando.

El automotor era conducido por un hermano de Luis Arley -agrega La Opinión- y adelante  iba un motorizado, quien afanado abrió paso hasta llegar a la clínica Medical Duarte, donde murió el comerciante, hacia las 9:30 de la noche del mismo sábado.

Según se conoció, una hora y media atrás, la víctima, de 29 años, nacida en Florida (Valle del Cauca), estaba departiendo con su compañera, su hermano y otros familiares en un estanco ubicado en el barrio La Cruz, en pleno centro de Ureña, cuando cuatro sujetos en motocicletas llegaron disparando.   

“Dicen que echaron varios tiros al aire, pero Luis Arley fue el afectado. Todo el mundo en el establecimiento se tiró en el suelo”, señaló una de las parientes.

Razón por la cual los familiares, angustiados, montaron de inmediato al comerciante en la camioneta e iniciaron el viaje hacia Colombia para salvarle la vida, ante la falta de ambulancias, de atención médica y de medicamentos en el vecino país (Venezuela), dijeron.

De acuerdo al parte médico, el colombiano recibió tres tiros, uno en la parte maxilar y otro en el  pulmón izquierdo.

Este domingo, muy temprano, los familiares se acercaron a la Unidad de Reacción Inmediata, URI, de la Fiscalía, para reclamar el cadáver y aportar información ante las autoridades colombianas.

“Luis Arley residía en el barrio El Castillo, en Ureña, y trabajaba exportando plásticos y materia prima que vendía en Cali, Medellín y Bucaramanga. Él no tenía amenazas”, agregó un familiar.

El coronel Javier Barrera, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, señaló que en Colombia el occiso no reportaba antecedentes penales y desconocían detalles sobre lo ocurrido en Ureña.

Por ahora, los vehículos que cruzaron el puente internacional permanecen bajo custodia de la  Policía y será la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) la entidad encargada de entregarlos a la familia, cumplida la documentación reglamentaria, puesto que no se trataba de una ambulancia o de un vehículo de emergencia autorizado.

“Los vehículos pasan por una situación humanitaria, pero será la Dian la encargada de tomar esa decisión administrativa”, enfatizó el coronel Barrera.   

El occiso era padre de dos hijos menores. Las exequias serán en Colombia.

Un tiroteo

Indagando entre las autoridades venezolanas sobre el hecho, lo que ser pudo conocer fue que aparentemente un taxista, por razones desconocidas, sacó un arma de fuego e hirió a un hombre y que en respuesta, otros dos sujetos que se encontraban en el lugar dispararon contra el taxista, resultando herido.

Lo cierto es que la identidad del supuesto taxista, así como su estado de salud, de llegar  a ser cierta esta versión, están siendo investigados, a fin de aclarar este hecho que finalizó con la muerte del comerciante colombiano.