martes 14 julio, 2020
Inicio Deportes Estadio “Pachencho” Romero una vergüenza ante el mundo

Estadio “Pachencho” Romero una vergüenza ante el mundo

1.174 views

Homero Duarte Corona


Trece años después de celebrada la Copa América 2007 en Venezuela, sirviendo de sedes los principales estadios del país, algunos a estrenar y otros refaccionados; uno de los principales, donde se jugó la finalísima del magno evento del balompié continental, el José Encarnación “Pachencho” Romero de Maracaibo, es una pena, una vergüenza ante el mundo del fútbol.

Diario la Nación, con sus enviados especiales para entonces, el reportero gráfico Omar Hernández y quien escribe la nota, fue testigo  de varios de los partidos jugados en el bello de escenario de la capital zuliana, especialmente la gran final entre los seleccionados de Brasil y Argentina, sin nada que envidiarle a los mejores estadios de fútbol de América.

Más de 46 mil espectadores asistieron al choque final por la conquista de la apetecida Copa América 2007, con los dos colosos del continente frente a frente: Brasil-Argentina, compromiso que prometía grandes emociones sabiendo de las luminarias que estarían sobre el campo de juego, para ese instante una “tacita de oro”.

Como un recordatorio, de acuerdo a lo que habían presentado los dos seleccionados en la ronda eliminatoria, octavos, cuartos y semifinal, la balanza se inclinaba hacia el seleccionado argentino como el gran favorito para cargar con la Copa, pues en el campo de juego y por nombres, los albicelestes, con Lionel Messi a la cabeza además de Riquelme, Verón. Mascherano, Crespo y Tévez, lucían imperdibles.

Brasil, que perdió en su estreno con México por 2-0, aunado a que su equipo mostró muy poco a lo largo del torneo; en la pequeñita, a la hora de la verdad, en gran final, le tendió una emboscada a su archirrival de toda la vida, a los 4 minutos Baptista abrió el marcador y un autogol del defensor Ayala para un 0-2 en contra al término del primer tiempo, no auguraba nada bueno para la orgullosa selección argentina.

Dany Alves le dio cifras concretas al compromiso a los 69 minutos, en un contraataque anotó el 0-3 lapidario, goleada la “Albileceste” con Messi y su corte. La afición fue a ver a la estrella argentina, para ese momento ya dando que hablar en el FC Barcelona de España, y terminó aplaudiendo a Robinho, la gran figura en el compromiso final, se echó el equipo al hombro, dictó cátedra a lo largo de los 90 minutos.

De “tacita de oro” a vergüenza ante el mundo

El comentario anterior vale la pena, con la celebración de la Copa América 2007, Venezuela le dijo al continente y al mundo de que tenía con  qué montar un evento futbolero de grandes dimensiones, sirviendo de ejemplo los estadios que fueron sede del magno evento, entre ellos el Encarnación “Pachencho” Romero como uno de los mejores, producto de ello ganó el derecho de ser la instalación finalista.

Trece años después y ante la incredulidad de los ojos de la afición futbolera de Venezuela y el mundo, el mismo estadio que alojó la finalísima copera, es una pena, una vergüenza, totalmente deteriorado a todos los niveles: campo de juego inservible para la práctica del fútbol; tribunas, camerinos, alumbrado y en fin, un escenario que para su rescate requiere un inversión económica incalculable.

Al estilo de la novela “Crónica de un muerte anunciada”, del escritor colombiano Gabriel García Márquez”, el Diario la Verdad de Maracaibo, en 2015, hizo una reseña en relación al estado en que se encontraba el estadio marabino, que para ese momento ya empezaba a mostrar las costuras, el deterioro que mostraba.

Cinco años después de esta publicación, la ruina que presenta el otrora bello estadio marabino, es lamentable, una vergüenza ante el mundo, algo que no tiene razón de ser. Pero lo más grave, no existe autoridad, ni a nivel regional ni nacional que diga, “esta boca es mía”, fiel reflejo de cómo está Venezuela.

Si ahora mismo se reiniciara el fútbol rentado, el Zulia FC, divisa que funge de local, tendría que mudarse a otra sede, pues el “Pachencho” no sirve ni para entrenar.

De todos los estadios que sirvieron de sede para la Copa América 2007, apenas dos o tres al máximo se encuentran en condiciones para jugar un partido internacional, entre ellos el Metropolitano de Mérida y  el CTE Cachamay de Puerto Ordaz como los más importantes. El Pueblo Nuevo, no está al cien por ciento, pero aprueba el examen para cualquier evento de importancia.

- Advertisment -