sábado 30 mayo, 2020
Inicio Infogeneral Las hermanas oblatas aplican el Ob Amorem Dei en cuarentena

Las hermanas oblatas aplican el Ob Amorem Dei en cuarentena

339 vistas

María Teresa Amaya


Las hermanas oblatas aplican el Ob Amorem Dei en cuarentena. “Este es un tiempo en el que sentimos y practicamos más la oración”, comenta la hermana Florentina Díaz, quien integra la Congregación de las Hermanas Oblatas de Los Corazones Santísimos de Jesús y de María, radicadas hace casi 51 años en Venezuela.

Este 8 de abril, cumplen 128 años de su fundación en Quito, Ecuador, cuyo inspirador fue el hoy venerable padre Julio María Matovelle. Un giro en el horario de estas religiosas ha dado el tiempo de cuaresma en medio de la estricta cuarentena debido a la lamentable situación que ha paralizado al mundo a raíz de la pandemia.

En oración y canto,la aspirante a religiosa Ana Karina Rojas, junto a las formadoras y compañeras (Foto/MTamaya).

¿Cómo viven este momento? Sus días transcurren entre la oración, la meditación, el canto, sus quehaceres y el servicio al prójimo, ininterrumpido, aún en esta época de alejamiento físico. A primera hora –cuenta sonriente la hermana Florentina Díaz, superiora de la Casa de Formación Amalia Urigüen por Colinas de Antaraju en Barrio Sucre parte baja-, que antes de aclarar el día entrar a la afable capilla de este recinto religioso.

Oratorio que al pisarlo llama al silencio y a la adoración persistente ante el Rey de Reyes en el que cada una hace su plegaria individual. Luego se reúnen para ser parte de la oración comunitaria iniciando con los laudes y la palabra del día (la Biblia, disciernen al respecto y de inmediato se incorporan a hacer algo que no es común en sus días cotidianos como sentarse en la pequeña sala frente al televisor y se concentran en la santa misa transmitida en vivo a las 8 dela mañana por el canal EWTN.

Reciben su comunión, pues ya tienen las hostias consagradas y al concluir la Eucaristía, vuelven a su capilla y exponen al Santísimo Sacramento. Una ceremonia íntima de entrega y ofrecimiento entre oraciones, cantos, peticiones y acción de gracias, es la adoración al Santísimo que permanece expuesto desde las 9 de la mañana hasta la una dela tarde todos los días en estos momentos de oración inquebrantable.

–Nos turnamos para adorar al Santísimo con intenciones principales como: La salud de todas las personas, la erradicación del virus, la unión de las familias, por los diferentes países afectados. También, nos unimos a nuestra Diócesis con el obispo Mario Moronta en sus diferentes actividades y estas últimas semanas con el curso Relación de la Pasión de Cristo que enriquece la formación espiritual de todas las personas”, comentaron la hermana Florentina y la juniora Nelsy Durán.

Siembra y Recogerás

En la Casa de Formación Amalia Urigüen, las personas demuestran su fraternidad con las hermanas oblatas quienes todas las tardes a las 6, animan en la iglesia Nuestra Señora de Fátima de Barrio Sucre. También visitan a los enfermos, llevan la eucaristía en algunos momentos.

De la misma manera han ofrecido sus servicios religiosos en varios colegios y escuelas de San Cristóbal, entre otras actividades junto a la comunidad de Laicos Oblatos Matovellanos del Táchira (personas que se unen al servicio de Dios), en centros médicos, hogares y poblaciones del estado.

Juntos conforman la familia oblata en esta parte de la región. En esta ocasión de confinamiento mundial, esa semilla que han sembrado por años estas fieles servidoras de Jesús y de María, en el Táchira y otras regiones del país, se hace sentir en este tiempo de soledad, silencio y obediencia, cuando algunos vecinos y amigos llaman a la puerta para entregarles algunos alimentos.

Al respecto la hermana Florentina, quien también es la maestra de la aspirante a religiosa Ana Karina Rojas interviene: “Nos hemos sentido bendecidas porque la gente nos ha colaborado y nosotras podemos ayudar a otras personas. Hemos sentido la manifestación de Dios en nuestra gente, eso es grande, es una bendición”, revela con  rostro de alegría la religiosa. Por su parte la hermana Nelsy Durán, juniora y promotora vocacional, quien estudia cuarto semestre de Educación mención Filosofía en el Instituto Universitario Eclesiástico Santo Tomás de Aquino, llena de radiante juventud, comentó: “Este momento lo estamos viviendo en espíritu y verdad. Cada día se aprende algo nuevo es un tiempo para la verdadera conversión”.

Mientras que Ana Karina, la aspirante a religiosa sonríe y con cierta picardía expresa: “Me inspiro al cantarle al Señor eso me llena de gozo y por supuesto a la Santísima Virgen María”. Y repite: “a mí pónganme a cantar”. Esta jovencita que alcanzó su mayoría de edad hace pocos meses ya se anota en la composición de algunos temas a María entre ellos “Donación de Amor” una canción vocacional estrenada el 21 de noviembre de 2019 por el día de la vocación oblata y cantada con las hermanas oblatas residenciadas en San Cristóbal. Está publicada en Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=Yizs7KtzFgc

Otro tema interpretado por las hermanas oblatas junto a las aspirantes (hoy novicias) es “Opto Por Ti” también de su autoría y se puede conocer igualmente en Youtube. Ana Karina Rojas se encuentra en plena formación oblata en la Casa Amalia Urigüen mientras que las otras novicias venezolanas continúa preparándose y formándose en el carisma oblato.

Otras Actividades y el Momento Oblato Matovellano

Las religiosas retomaron en los últimos días la costura. Sus actividades de limpieza nunca faltan y se han organizado aún más en la jardinería. Esta cuarentena mundial que las mantiene igualmente confinadas, las ha hecho aprender cantos nuevos con el fin de enriquecer su repertorio.

Sus quehaceres domésticos son parte del día a día. “Este momento lo vivimos en espíritu y verdad, comenta la hermana Nelsy Durán (Foto/MTamaya).

Además de sus momentos de oración en comunidad, rezan a las 3 de la tarde la corona de los dolores por las mismas intenciones y como ofrenda de sacrificio por la conversión de los pecados y posteriormente a las 5 dela tarde el rezo del Santo Rosario.

Sonrientes y en medio de un compartir de pan y café, cuentan que también se han dedicado a ver algunas películas de santos y comparten algunos juegos de mesa en el instante de recreación. Manifiestan que se encuentran en permanente comunicación con los Laicos Oblatos Matovellanos. A las 4 de la tarde comparten con la comunidad de laicos de manera virtual una enseñanza por Whatsapp que denominaron Momento Oblato Matovellano.

Se trata de participar con un tema inspirado por un laico, religiosa o sacerdote a través de la palabra de Dios para perseverar con la formación espiritual. Esta es una novedad que nació con motivo de la cuarentena y ya que no se pueden reunir los acostumbrados domingos en la tarde, lo hacen todos los días virtualmente.

Propuesta de la hermana Nelsy y acatada por toda la comunidad, este mensaje es compartido con las otras casas a nivel nacional e internacional. Las religiosas respetan con puntualidad la cuarentena en medio del tiempo de cuaresma, y al salir a la calle cualquiera de ellas sobre todo a comprar alimento, o para alguna caridad, llevan su tapaboca y guantes como exigen las autoridades.

Manifestaron su preocupación por sus compañeras en Santa Bárbara de Barinas, de Ecuador -centro principal de la congregación-, Italia y Colombia; con quienes se mantienen en contacto telefónico. También oran por los Misioneros Oblatos, congregación fundada también por el padre Matovelle hace 136 años y quienes se encuentran en Colombia y otros países.

#Quedateencasa

El mensaje a todas las personas es que se mantengan en sus casas y solo salgan por una expresa necesidad. De esta manera se logrará la erradicación del virus. Que este retiro por la cuarentena sea aprovechado para descubrir el amor en la familia en medio dela oración que no debe faltar y es la fuerza inspiradora de cada ser humano. Estamos llamados al cambio diariamente a ser mejores personas y cristianos.

Juntas las hermanas oblatas de los CC.SS de Jesús y de María, también en sus oraciones nocturnas invitan a la sociedad a entregar todas sus acciones por amor de Dios, Ob Amorem Dei.

- Advertisment -