miércoles 8 diciembre, 2021
InicioPolíticaA 30 días de las elecciones, así están las candidaturas para...

A 30 días de las elecciones, así están las candidaturas para la Gobernación

2.379 views

El estado Táchira, fronterizo con Colombia, es uno de los más apetecidos para cualquier dirigente político de talla regional o nacional.


Favio Hernández


Las elecciones de gobernadores, alcaldes, diputados regionales y concejales serán el próximo 21 de noviembre, y son cinco los candidatos que se disputan la Gobernación del Táchira.
Al principio de año eran más, pero en la actualidad se mantienen firmes: cuatro hombres y una mujer. A 30 días de los comicios regionales hay tres candidaturas afines a la oposición, una del PSUV y otra del PCV, que en otros comicios siempre ha ido unido al Gran Polo Patriótico y en esta ocasión se despegó.

Los candidatos a conquistar la gerencia del estado Táchira tratan de incentivar la votación, teniendo en cuenta el desánimo que pueda existir en el electorado y que de alguna manera las peleas internas no han abonado para desperezar a quienes están llamados a sufragar el domingo 21 de noviembre.

Laidy Gómez, Freddy Bernal, Fernando Andrade, Freddy Sandoval y Juan Carlos Guevara conforman el quinteto de aspirantes al Ejecutivo regional y le hacen ser el único abanico de opciones, para que el tachirense pueda elegir a su próximo gobernador o gobernadora.

Algunos dirigentes de la oposición hacen esfuerzos para lograr la unión, para tener una candidatura que los aglutine y enfrente al chavismo en el Táchira y aunque parezca algo imposible, en este momento, le apuestan a ello en los días que restan para el 21-N.

Laidy Gómez por la reelección

Entre los candidatos está la actual gobernadora del Táchira, Laidy Gómez, quien aspira a su reelección, es decir, espera seguir en su cargo por otro período más.
Principal representante de Acción Democrática (AD) en la región, Gómez lidera la denominada Alianza Democrática: un conglomerado de partidos que son distintivos de un sector político de la oposición.

Además de AD, a Gómez la respaldan organizaciones tales como Copei, MAS, El Cambio, Avanzada Progresista, Voluntad Popular, Venezuela Primero, Prociudadanos, entre otras, todas forman parte de dicha alianza.

Una de las principales y fuertes detractoras del Gobierno nacional, la gobernadora pretende valerse de su gestión, basada más en los recursos obtenidos por alianzas internacionales, pues ella misma es quien lo dice, para que sea su principal carta de presentación de cara a la intención del voto.

Asimismo, quiere ser la abanderada de la oposición tachirense, pues representa a un ala opositora de la dividida oposición venezolana; precisamente es parte del sector que no quiso nada con líderes como Julio Borges, Juan Guaidó, Henry Ramos Allup, entre otros.

Laidy Gómez destacó su gestión en la asistencia social y realizó esfuerzos por paliar la crisis sanitaria del colectivo, aunque esta también fue su talón de Aquiles, ya que con frecuencia cambió a los directores del Hospital Central de San Cristóbal y los trabajadores han estado envueltos en varios casos judiciales con medicamentos.

Sin embargo, la mandataria se ha venido quejando de que no recibe los recursos necesarios del eje central para su gestión, en especial para la situación de la salud, lo que le ha llevado a buscar convenios con organismos internacionales para tratar de solventar dicha crisis.

Gómez cuenta también con el rechazo de un sector de la oposición, específicamente de aquellos leales a Guaidó, y la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), quienes la tildan de haber cedido sus intenciones al Gobierno nacional, tildándola de “alacrán”; no obstante, la gobernadora se aferra a su visión de representar a la máxima expresión de la democracia, el voto, basándose en su respaldo a las elecciones parlamentarias del año pasado, por lo que define que siempre luchó por conquistar espacios para la oposición y no entregárselos en bandeja de plata al Gobierno nacional.

Freddy Bernal con Amemos al Táchira

“Yo amo al Táchira, amemos al Táchira”, dice Freddy Bernal cada viernes en su programa radial “Reporte Bernal”, transmitido al pueblo todos los viernes por YVKE Mundial 94.5 FM y un grupo de emisoras.

Ese ha sido el eslogan desde hace más de tres años, cuando Bernal fue nombrado protector del Táchira por el presidente de la República, Nicolás Maduro, cargo que le ha dado la facultad de ser el principal representante del Gobierno nacional en la entidad y que luego lo reforzó con la diputación a la Asamblea Nacional.

El diputado Bernal es la carta fuerte del chavismo para recuperar la gobernación del Táchira, la cual desde hace cinco años está en manos de la oposición, después de que José Gregorio Vielma Mora la perdiera.

En sus declaraciones, Bernal no desestima la ocasión para pedirle una oportunidad al electorado tachirense y que le dé su voto de confianza para trabajar por el Táchira. Dice que desde que llegó encontró al estado en “la desidia y el abandono”, y que por eso a él le ha tocado solventar diferentes problemáticas que dependen de la gestión pública regional.

Amemos al Táchira es más que un eslogan, para Freddy Bernal se ha convertido en el nombre de todo lo que ha venido haciendo en la entidad, precisamente en materia de obras públicas, embellecimiento, arreglo de infraestructura y asistencia social.

Desde que llegó, su primera tarea fue la de combatir a los grupos irregulares que operan en la entidad y de hecho asegura que desde hace tiempo el “Táchira es una tierra libre de paramilitarismo”.

Su principal atacante y critica es la gobernadora Laidy Gómez, quien vaticina que lo va a derrotar y lo acusa, públicamente, de irregularidades con el tema de la frontera.

Al candidato a la gobernación del Táchira por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se le ha visto adentrarse en las comunidades para estrechar la mano del pueblo, así como también ha forjado alianzas estratégicas con productores y empresarios de la región, quienes en los últimos días le han dado su respaldo públicamente.

Ahora se fijó como meta concretar la reactivación fronteriza, pasando por diferentes etapas previas a ello, como la vacunación de la población de los municipios fronterizos, hecho que se está realizando y un objetivo que también se convirtió en blanco de señalamientos de sus oponentes, alegando que más bien es una estrategia electorera.

De vez en cuando le dedica algunas palabras a su principal detractora, la gobernadora del estado, cuya gestión desaprueba y descalifica; cuestiona su trabajo y alega que a él le ha correspondido emprender acciones que son competencia del Ejecutivo regional.

Además del PSUV, Bernal cuenta con el apoyo de varias organizaciones políticas y movimientos sociales, como es el caso del denominado Gran Polo Patriótico (GPP), estructura compuesta por partidos minoritarios afectos al Gobierno nacional, entre ellos se encuentran Podemos, PPT, UPV, Tupamaro, entre otros.

La otra cara de la oposición

Fernando Andrade, candidato a la gobernación por la MUD, también se adentró en esta pugna por ser el primer ejecutivo regional, respaldado por un grupo de líderes de la oposición a nivel nacional, así como también de gran parte de los exdiputados del parlamento patrio electos en el 2015.

Andrade conoce lo que es desempeñar un cargo público y de elección popular, de hecho fue alcalde del municipio Michelena. Es la segunda vez que repite su candidatura a la Gobernación.
Es la propuesta de organizaciones como Primero Justicia y las disidencias de partidos que fueron intervenidos, como Copei, AD y Voluntad Popular.

Figura también como uno de los principales detractores de Laidy Gómez y Freddy Bernal, y espera recuperar ese voto opositor para poder llegar a la gobernación del estado.

En una de sus declaraciones, Gómez dijo que Andrade estaba financiado por Freddy Bernal para dividir al voto opositor, y habló específicamente de estar recibiendo “4 mil dólares”; sin embargo, Andrade hizo caso omiso a tal señalamiento y la acusó a ella de ser una “colaboracionista del régimen”.

Caminatas, marchas, visitas casa a casa y demás eventos públicos son los mecanismos empleados por Fernando Andrade para llegarle a la gente, para conquistar ese voto opositor, con una maquinaria bastante nutrida en el Táchira.

Su gestión en la alcaldía de Michelena se basó en realizar jornadas sociales y mejorar la vialidad, infraestructura e iluminación de la ciudad.

Disidente del chavismo

Juan Carlos Guevara, diputado del Consejo Legislativo del estado Táchira (CLET), apuesta por ser el gobernador del estado por parte de los disidentes del chavismo en el estado Táchira.
Aunque ha dejado claro que pregona y simpatiza con el ideal del expresidente Hugo Chávez, públicamente se opone al manejo de las políticas del Gobierno nacional en la región.

Está peleado con la dirección regional del PSUV, y se autodenomina como defensor de los trabajadores.

Guevara ha sido una bandera en temas como el salario de los trabajadores y sus prestaciones sociales, así como también del abandono en las comunidades.

Más que todo, ha declarado en contra de Bernal y no tanto en contra de Laidy Gómez, y está respaldado por organizaciones como el Partido Comunista de Venezuela.

Llegó al parlamento regional como parte de esa alianza entre el PSUV y el GPP, aunque después se desligó de estos. Todavía mantiene su investidura de diputado.

Uno del sector empresarial

Por su parte, Freddy Sandoval es un reconocido empresario de la región, respaldado por partidos como Nuvipa. Sandoval es la apuesta independiente, opositora y empresarial del Táchira.
En un inicio, junto a William Méndez, Daniel Ceballos y Laidy Gómez, firmó el pacto de las elecciones primarias convocadas por la Comisión de Garantes, representada por actores de la sociedad civil, para seleccionar al candidato unitario para la gobernación del Táchira.

Luego se bajó de ese barco por no tener los recursos económicos que se le exigían para costear tal proceso, acción que también tomó Méndez, sumada a la inhabilitación de Ceballos, y dejaron a Laidy Gómez como única postulación.

Esto no imposibilitó a Sandoval de su intención de aspirar al Ejecutivo regional y siguió con su lucha, esperando llamar la atención de aquel sector opositor que está decepcionado, ante los mismos elementos políticos de toda la vida.

A falta de poco más de 30 días para las elecciones, en las que el pueblo tachirense elegirá a su gobernador, alcaldes, diputados regionales y concejales, aires de abstención reinan en la sociedad; sin embargo, aún hay tiempo para que todos los candidatos realicen su campaña e incentiven la voluntad del voto. (Favio Hernández)

- Advertisment -