miércoles 12 agosto, 2020
Inicio Regional “Gracias a Dios, me vine antes de la cuarentena”

“Gracias a Dios, me vine antes de la cuarentena”

2.582 views

Sacar una mesa frente a las puertas de su hogar, para vender víveres, ha sido la decisión tomada por Roberto Berbesí para afrontar el cierre de posibilidades de obtener un ingreso que impone la cuarentena, opción que parece multiplicarse por zonas residenciales y comerciales de San Cristóbal, cada vez que esta se aligera bajo la modalidad 7+7.


Freddy Omar Durán

Pero, aunque sabe que le va a tocar fuerte, al menos algo lo tiene tranquilo: haberse venido del Perú, justo obedeciendo a una intuición personal de que esto se estaba complicando en todo el mundo.

Una resolución que celebra su padre, don Nelson Berbesí, quien sufrió los rigores de tener a sus hijos lejos.

—Doy gracias a Dios -afirma Nelson Berbesí- porque ellos se vinieron antes de que los trancara por allá la cuarentena, porque sinceramente es mucho el apoyo que nos damos mutuamente. Sentí esa lejanía de mis hijos de una manera bastante cruel, porque tener a la familia, como se dice dividida, unos por un lado y otros por el otro, pues es mucha soledad.

Venida a tiempo

–Precisamente, cuando me vine a San Cristóbal -relató Roberto Berbesí-, ya estaba empezando la cuarentena. Yo, más o menos sospechaba lo que se venía y preferí, antes de que pasara todo eso, no quedarme varado por allá.

Cuenta que todo iba más o menos en el exterior, hasta que la pandemia le cambió los planes.

—Yo llevaba fuera dos años y tenía trabajo fijo, pero después me quedé sin empleo. Me puse a pensar, ¿y si me enfermo por estos lados -en Perú-, y mi familia por el Táchira, cómo hago, si todo es caro. Preferí quedarme con mi familia, que estamos muy unidos, y no pago alquiler, y es más cómodo todo para mí. Afortunadamente, me vine sin problemas a tiempo, sin quedarme a dormir en ningún campamento.

Todavía tiene noticias de los venezolanos en Perú y, por lo que se ha enterado, muchos están haciendo los mil y un esfuerzos para gestionar un levantamiento de fronteras para ellos.

— Dicen los que están en Perú que la situación está muy difícil y solo están buscando los medios para venirse, y están esperando a que se abra la frontera para regresar. Incluso se están creando unos grupos en Facebook, para ponerse de acuerdo e ir a las embajadas a solicitar salvoconductos.

No se queja de lo que le da su puesto, que al menos le permite no dejar en cero las arcas familiares; pero no ve con buenos ojos el 7+7

—Siempre se vende, sí, se vende. Para mí, esto del 7+7 no funciona, porque una semana se trabaja y otra no. En mi opinión, el virus no tiene descanso. Este puesto lo coloqué cuando comenzó la cuarentena, porque sin ingresos ¿qué más se hace? –concluyó-.

- Advertisment -