Hallan malnutrición en un 23,92 % de los niños menores de 5 años

283
Con Unicef se viene trabajando en la nutrición de niños del Táchira.

Con más de 13 mil niños valorados nutricionalmente en todo el estado Táchira, Corposalud tiene una visión más completa de la situación nutricional que enfrenta la región andina. Y es que la labor que emprendieron desde noviembre del año pasado, junto a Unicef, les ha permitido penetrar en las comunidades más recónditas del estado y conocer de primera mano los riesgos de malnutrición que enfrentan los más pequeños.

Según explicó Ildemaro Pacheco, gerente general de Corposalud, el haber valorado nutricionalmente a más de 13 mil niños, en comunidades urbanas y rurales de los 29 municipios, les permite tener una visión bastante completa de lo que está pasando en el estado a nivel de nutrición.

El programa que llevan de la mano con Unicef, que es quien aporta los suplementos nutricionales, ha llegado hasta el mes de julio a 13 mil 554 niños, de los cuales 7 mil 089 tienen menos de 5 años y, por ende, se incluyen en el programa que adelantan con la Unicef.

Mencionó Pacheco que el énfasis que hace Unicef en niños, hasta 5 años de edad, es porque hasta esta edad es que se pueden limitar los impactos a nivel cognitivo, después de esta edad se puede recuperar peso, pero los daños a este nivel ya son irreparables. “Es un tema de capacidad de concentración, de aprendizaje, que le va a afectar, no solo su etapa escolar sino a lo largo de su vida laboral”.

Ildemaro Pacheco indicó que, durante las penetraciones hicieron hallazgos muy importantes a nivel nutricional: de estos 7 mil 089 niños, que tienen entre 6 meses y 5 años de edad, el 76,08 % tiene el peso adecuado, el 17,60 % presenta riesgo de malnutrición, un 3,24 % tiene malnutrición moderada y un 0,45 % presenta malnutrición severa.

En cuanto a cifras globales, un 23,92 % de los niños tachirenses presentan algún tipo de malnutrición. Los países de conflicto tienen como estándar un 25 %, lo que indica que Táchira se está aproximando a las grandes deficiencias en materia de nutrición en el mundo, pero hasta ahora la mayoría está en riesgo y eso da tiempo para actuar.

“Cuando hablamos de riesgo de malnutrición, se dice que es un niño que no tiene el peso adecuado, pero que tampoco tiene una malnutrición crónica y se puede recuperar”, agregó.

Comentó la autoridad que ni Táchira ni Venezuela manejan indicadores como los países africanos, lo que quiere decir que con unos buenos planes de acción se puede revertir la situación, y eso es precisamente lo que la Corporación de Salud quiere transmitir, el mensaje de que se está haciendo una intervención en el área, gracias al apoyo que han obtenido.

(Intertitulo)

“Las jornadas van más allá

de la valoración nutricional”

Al referirse al trabajo que continúan realizando para atender a la población infantil, Pacheco aseguró que realizan al menos 5 jornadas semanales, que les han dado la oportunidad de llegar a comunidades muy lejanas, incluso a través del programa #40BarriosDeSanCristóbal han atendido 18 comunidades vulnerables, solo en el municipio capitalino.

“Pero resulta que estas jornadas no solo tienen la valoración nutricional, también cuentan con consulta pediátrica y al niño se le deja el tratamiento, porque no solo se trata de que el niño pueda tener una malnutrición, sino que también puede tener una infección, un problema en la piel o bucal, y lo que hacemos es brindar una recuperación inmediata de la salud, sin dejar atrás la recuperación social que estamos logrando, porque llegamos a la comunidades y tomamos en cuenta a cada individuo”, añadió.

Una vez se diagnostica al pequeño, el trabajo de los padres es primordial. Para Pacheco, en estos casos es muy importante la disciplina y la voluntad de la madre, porque la recuperación de un niño con malnutrición demora al menos cuatro meses y ella deberá llevarlo semanalmente a control, lo cual además les ha ayudado a recuperar la confianza de la población en la red tradicional de salud.

Aunado a los casos de malnutrición infantil que se detectan en las jornadas, los centros de salud también han sido testigos de situaciones muy particulares. Mencionó Pacheco que en la red de salud se encuentran comúnmente madres malnutridas, embarazos no controlados e infecciones urinarias no controladas durante el embarazo. Los niños que nacen en estas condiciones suelen tener problemas de malnutrición, que son tratados con fórmulas especiales para que el niño recupere el peso adecuado.

“En Rubio hemos tenido niños de 2 años que no podían ni levantar la cabeza debido a su condición de malnutrición, y esos niños se han dado de alta caminando, con un control diario por parte de los pediatras. Incluso niños con discapacidad han recuperado su estado de salud, gracias a la recuperación que han tenido en el programa que llevamos adelante”, dijo.

Para Ildemaro Pacheco, se trata de un trabajo que se ha tomado con mucha seriedad y que continuarán realizando para llegar a cada rincón del estado. Por lo que aprovechó para invitar a la población, que tenga o conozca un niño que podría estar bajo de peso, a asistir a la consulta de nutrición que se brinda en la sede de Corposalud, los lunes y martes, donde se hace captación de todo paciente nuevo o simplemente puede asistir al hospital de los distritos para que sea atendido y captado por el programa nutricional.