Las rosas rojas son el mejor aliado de San Valentín

222
En la floristería “Las flores de mi tierra”, los ramos son hechos con rosas y otras flores tachirenses.
Cada detalle cuenta a la hora de hacer un ramo.

Muchos cultivos de flores ya no existen por los altos costos de los insumos y, a la par, también han cerrado floristerías por los costos y pocos clientes

Las rosas siguen siendo el mejor sinónimo de amor, amistad y otros sentimientos, incluyendo el duelo y dolor.

Desde este jueves, víspera del día dedicado, en muchos países, al amor y a la mistad, en las floristerías hay bastante movimiento. Aún hay personas que obsequian flores a los seres queridos.

En el Táchira, como todos los años, algunos buscan en las flores el aliado perfecto para reafirmar los lazos de amor, mientras que para la amistad prefieren otro tipo de obsequios.

La situación económica del país también ha opacado la festividad en las floristerías. Algunas han cerrado por los costos de los insumos y por los pocos clientes que tienen, pero hay quienes se mantienen y ayer tenían bastante movimiento, con pedidos, para hoy reafirmar el amor, buscar conquistar algún corazón o simplemente pedir perdón por alguna de esas faltas que Cupido a veces no perdona.

En sectores de San Cristóbal aún quedan quienes trabajan con las flores, uno de los ejemplos es el negocio familiar “Flores de mi tierra”, en el pasaje Acueducto, donde preparan las flores en su mayoría como es el nombre de negocio, cultivadas en esta tierra, para hoy por sorpresa entregar, al igual que para vender a quien desee un ramo diferente, muy tachirense.

Jorge Barragán, quien es comunicador social, pero desde hace algunos años dedicado al ramo de la floristería, recuerda que hace años era mucho más fácil obsequiar flores en el día de San Valentín, pero ahora por la situación lo hacen menos personas; pero incluso el negocio se adecúa al tema económico y para ello hay precios más asequibles, con los ramilletes.

En el local se observan rosas rojas –la reina del amor-, pero igualmente hay anturios, gerberas, follajes y otras plantas que, definitivamente, son “flores de mi tierra”.

El negocio, como muchos otros, también recibe el efecto de la diáspora, en positivo, es decir porque quienes están lejos de su estado natal y su país, envían ramos a sus esposas o novias, así como en otras ocasiones también a las madres, hermanas o por motivos de luto.

Barragán sostiene que muchos compran los ramilletes, que tienen actualmente el costo aproximado de unos 300 mil bolívares, mientras que un ramo está por los 600 o 700 mil bolívares, y los más pedidos son los arreglos con rosas, pues pareciera que sin ellas no hay ramo.

Las flores en el Táchira se cultivan por las zonas de Cordero, El Cobre, La Grita y Delicias. Aunque también han bajado la producción, aún se tienen buenos sembradíos de rosas y de diversas flores que hoy alegrarán a muchos enamorados.

Igualmente hay quienes en el Táchira compran rosas de otros estados e incluso las traen de Colombia, pero en el caso de Barragán, les dan prioridad a las de esta tierra.

…Una rosa pintada de azul es un motivo –dice la canción-, y en el Táchira las rosas, sobre todo las, rojas son motivos para hablar de amor. (OLM)