4 alimentos que las mujeres no deben comer si quieren bajar de peso

2321

Conforme pasan los años, los desajustes hormonales y los cambios metabólicos convierten el objetivo de adelgazar en una misión casi imposible para muchas mujeres. Es por ello que, al llegar cierto momento de la vida, ellas deben ser más selectivas con sus alimentos si de cuidar la silueta se trata.

Estos son cuatro alimentos que las mujeres no deben comer si quieren bajar de peso, según los expertos. Toma nota especialmente si has notado que cada vez es más difícil deshacerte de esas libras de más.

Bebidas de dieta
Es verdad que las bebidas de dieta no contienen azúcar ni calorías, pero su gran cantidad de químicos y aditivos los hacen aún más peligrosos que una bebida azucarada normal. De hecho, a largo plazo esas sustancias hacen que el organismo acumule una mayor cantidad de grasa en el abdomen que las bebidas no designadas como “light” o “cero calorías”. Lo mejor es consumir agua o té natural sin azúcar.

Pan blanco
Cualquier tipo de harina refinada puede sabotear tus esfuerzos para bajar de peso. El pan blanco, con o sin azúcar, y prácticamente cualquier alimento que tenga como base la harina refinada, ha sido despojado de la fibra, por lo que al ser consumido provoca un incremento inmediato de azúcar en la sangre y, como consecuencia, un aumento de peso. Si acaso has sido diagnosticada con resistencia a la insulina, los resultados empeoran. Lo mejor es sustituir las harinas refinadas con harinas integrales y, entre menos azúcar, mejor.

Jugos
Los jugos, incluso los más naturales, representan un shot de azúcar que no sólo tendrá consecuencias en las pulgadas de la cintura, sino también en la salud cardiovascular. La mejor opción es comer la fruta en su estado natural en lugar de exprimirla o licuarla, pues de esta manera garantizas que estás consumiendo la fruta con todas sus propiedades alimenticias y su fibra.

Leche sin grasa
Consumir vitamina D ha demostrado ser efectivo para aumentar la pérdida de peso y muchas marcas de leche disponibles en el mercado están adicionadas con esta vitamina. Sin embargo, este nutrimento requiere de grasa para ser absorbida por el organismo, así que la leche sin grasa adicionada con vitamina D será prácticamente desaprovechada por el cuerpo. Lo mejor es preferir la leche entera, o bien, al 2 por ciento.