jueves 27 enero, 2022
InicioSucesos“Kelly sigue viva, pero está secuestrada, en poder de...

“Kelly sigue viva, pero está secuestrada, en poder de mafias”

17.741 views

*A un año de su desaparición, familiares  de la joven tachirense Kelly Zambrano, sostienen que  no murió ahogada durante el presunto naufragio que sufrió la embarcación en la que desde el estado Sucre la llevaría a Trinidad y Tobago. Evidencias, relatos y pruebas halladas por los mismos parientes  hacen pensar que la chica, al igual que muchas otras venezolanas, se encuentran secuestradas y sometidas a  la prostitución en ese país, por parte de mafias de Trata de Mujeres,  cuyos tentáculos de complicidad, podrían abarcar a funcionarios, personajes y hasta instituciones venezolanas     

El sábado 16 de mayo se cumplió un año de la desaparición de la joven tachirense Kelly Anyerine Zambrano Vera, de 19 años de edad, quien influenciada por una supuesta amiga y llevada por la caótica situación del país, decidió probar suerte fuera del suyo, para lo cual se trasladó hasta el estado Sucre y zarpó junto con otras 28 personas hacia lo que sería una realidad más prospera en Trinidad y Tobago.

La última vez que su familia, radicada en Rubio, municipio Junín, tuvo contacto telefónico con ella fue ese 16 de mayo de 2019, cuando desde Güiria, informó que estaba por subir a la embarcación “Ana María”, la que supuestamente naufragó posteriormente, aunque hasta la fecha, no han hallado restos de la misma, de los cadáveres o el equipaje.

Hoy, un año después de angustia, incertidumbre  y  de la desatención del Estado venezolano y de la de Trinidad y Tobago,  cuando los familiares han hecho todo para que alguien tome en cuenta esta situación tan desesperante, solo les queda el consuelo de sentir que ella sigue viva, pero seguramente sometida a torturas, secuestrada y obligada a prostituirse porque creen firmemente que está en manos de una red muy grande  de Trata de Blancas o Mujeres, que opera entre Venezuela y ese país, conformado por  dos islas.

“Peloteo”: indolencia de dos naciones

“Hemos ido a todas las instancias nacionales, a todas las instituciones, al Ministerio Público, a la Interpol, y en las dos ocasiones que hemos estado en Caracas, haciendo protestas, siempre no has peloteado. En realidad no sabemos por qué. La Interpol nos dice que el Ministerio Público nos les ha pasado el oficio para ellos proceder con Trinidad y Tobago, y el Ministerio Público alega que sí se lo pasaron y que entonces no sabe a qué oficio se refiere. No sabemos por qué ese peloteo entre ellos. El ministro nunca nos ha recibido, siempre han sido sus abogados, y nos dicen lo mismo: que están en la búsqueda, que están averiguando, pero que como Trinidad y Tobago  es un país autónomo, no deja entrar  personas a averiguar sobre estos temas, embarcaciones y desaparecidos”, explicó Yeison Gutiérrez, uno de los hermanos de Kelly, de los familiares más visibles y activos en  la búsqueda  de la muchacha.   

Dijo estar agradecido con organizaciones e instituciones como FundaRedes, Cofavic y la Conferencia Episcopal, por el interés que han puesto en hallar a los desaparecidos; de estar al pendiente de esta dolorosa situación que mantiene en angustia a las familias de todos los venezolanos extraviados –más de 150 entre 2019 y 2020- que vía marítima, intentaron salir del país, en busca de mejores oportunidades  de vida.

“FundaRedes nos ha estado ayudando en todos los procesos, tratando de hacer visible todos  los naufragios que han ocurrido. Son tres embarcaciones que estamos en común, la “Yonaily José”, que en abril de 2019, zarpó de Güiria con destino Trinidad y Tobago, con 25 ocupantes; la “Ana María”, donde iba mi hermana, que también partió de Güiria hacia Trinidad y Tobago,  el 16 de mayo de 2019, con 29 personas a bordo; y la de Falcón,  que con 32 personas, zarpó de la población de Aguide con destino a Curazao, el 7 de junio del año pasado. Creamos un comité, y el señor Jhnonny  (padre de uno de los desaparecidos en el evento de Falcón) es el presidente del mismo. Ha estado de lleno con esta situación. Cofavic  y la parte Episcopal también nos han colaborado mucho. Son los que junto con FudaRedes en realidad nos han estado apoyando, han buscado. La parte episcopal  ha  enviado feligreses a Trinidad y Tobagoa averiguar.

¿Complicidad?

Causa extrañeza, al analizar lo expuesto por Yeison que una situación de esta magnitud en la que se ve involucrado un gran importante número de venezolanos, no se le haya dado la importancia y atención que merece,  pues incluso el joven  ha conseguido  pruebas que podrían esclarecer y hasta dar con el paradero de estas personas, pero nadie se ha interesado en siquiera revisarlas, lo que podría hacer presumir complicidad entre personajes o instituciones de ambos países.     

“Le hemos dado a las autoridades venezolanas, las coordenadas, le hemos dicho dónde los tienen (a los desaparecidos), le hemos dicho que Alberto Abreu, el capitán de la embarcación ´Ana María´ se encuentra en Trinidad y Tobago, normal, como  si nada. Yo he conseguido  fotos de él en centros comerciales,  y nadie nos da respuesta o emiten una  orden de detención de ese sujeto. La Interpol dice que sobre él (Abreu) hay un Alerta Roja y una Alerta Amarilla, para nuestros familiares, pero si Abreu tiene un alerta de captura, entonces porqué las autoridades de Trinidad  y Tobago no proceden. Les presenté fotos de la familia de Abreu, que coopera con la mafia de Trinidad; también, de un militar de Migración de ese país, que es el que clasifica a las mujeres a su ingreso, ya seleccionadas para  la Trata de Blancas. Todo eso lo presenté en Interpol Venezuela, pero para ellos fue malo que yo expusiera el caso, porque hasta me querían detener. Afortunadamente, me acompañaba un familiar que es abogado y explicó que lo que buscábamos era colaborar con la investigación. Deducimos, entonces que Trinidad y Tobago trabaja de la mano con esas mafias que opera con el tráfico y trata de mujeres, y que el Gobierno venezolano también  está vinculado a esas redes. También ha hecho caso omiso a buscarlos”.

El capitán de la embarcación sostiene que el peñero naufragó y que todos se ahogaron,  pero a él le atribuyen la suerte que hayan corrido o estén corriendo  Kelly y el resto de pasajeros. Y no todos murieron.

“En cuanto a Juan Vega, tiene allá un night Club, es decir un centro de prostitución desde el 2012, y él iba en la embarcación también. Personas que han estado en Trinidad y Tobago comentan que han visto a Juan Vega con Alberto Abreu; es decir, que está bien y supuestamente al que rescataron, el único sobreviviente fue Alberto Abreu. O sea, es algo muy confuso, que no entendemos. Cómo han podido ver a Vega si Abreu dijo que todos los que iban en la embarcación, murieron supuestamente”, reflexionó Yeison.

Cuando Yeson viajó al estado Sucre para conocer lo que le había pasado a su hermana, lo amenazaron de muerte cuando fue a poner la denuncia en Güiria. Le advirtieron que si no se iba y se cerraba la boca, lo iban a desaparecer como han desaparecido a muchísimos más.

Kelly, otra venezolana vulnerable

Debido a la crisis generalizada del combustible y por ende del transporte público en todo el país, Kelly debió abandonar la carrera de psicología que cursaba porque cada día se le hacía más difícil, llegar a la Universidad Bicentenaria de Aragua, con sede San Cristóbal. Decidió trabajar en un Spa.

Fue en ese momento cuando una amiga de la universidad, de nombre Rommy Rodríguez, le presentó una jugosa oferta de trabajo para laborar, ambas, en un resort de ese país, en el que les pagarían mil dólares semanales por dos turnos -uno como camarera y otro en el área de cocina-. Se supone que allá, en Trinidad  y Tobago se reunirían. La muchacha prefirió aceptar esta oferta y desechar ir a probar suerte a Colombia, a donde ya había pensado emigrar.

Rommy incluso le prestó dinero para el viaje, 200 dólares. La tachirense además llevaba consigo poco más de 200 mil bolívares. Salió del Táchira el 12 de mayo. Luego de desaparecer Kelly, las versiones de Rommy fueron incongruentes y sin sentido. Posteriormente se negó a  seguir hablando con la familia de la rubiense.

Yeison contó que incluso la familia de Rommy, que vivía en Táriba, se mudó. Presuntamente se fue del país, reforzando la tesis de que Kelly fue víctima de la primera, posiblemente la encargada de captar víctimas vulnerables.

Su ausencia

“La ausencia de mi hermana para nosotros ha sido bastante, bastante fuerte; de verdad, el abuelo de ella falleció, tras eso; mi abuelo también falleció, hemos tenido muchas pérdidas familiares por la ausencia de mi hermana. Ella era una de las nietas más queridas. Para mí ha sido un vacío total porque a pesar que tengo dos hermanas más, esa era con la que más me compenetraba y de verdad, pues es fuerte. Es fuerte explicar la ausencia de un ser querido que no se sabe qué le estarán haciendo en este momento, si la estarán maltratando, si la estarán torturando. De verdad es muy fuerte”, sostuvo el muchacho.

De los otros pasajeros, en los que se incluyen niños de muy corta edad, tampoco se sabe nada. Se especulaba y se sigue especulando en las redes sociales que los habitantes de Güiria conocen de la existencia de una red de trata de mujeres, que secuestró la embarcación de Kelly  y que según los guardacostas, a las mujeres podrían tenerlas en un lugar llamado “Boca de Dragón”, utilizado para la prostitución.

Miriam Bustos

- Advertisment -