Por error morgue de Bello Monte entrega cuerpo de colombiana por el de secuestrado

7840
Se desconoce si la exhumación se practicó con una orden judicial.

Un hecho irregular, sin  precedentes,  quedó al descubierto el martes  cuando se procedió a la exhumación del cadáver de  una mujer de nacionalidad  colombiana, a la que los familiares de un administrador, asesinado  tras ser secuestrado, ya  habían  sepultado convencido de que se trataba de los restos mortales de él.

Vale acotar que tanto  la dama neogranadina como el administrador caraqueño, murieron recientemente en hechos realmente escabrosos.

En cuanto a la situación, obedeció a que   la morgue de Bello Monte  por error entregó un cadáver por otro. A la familia de Eli Saúl Villarreal González, le entregaron el cuerpo de Miladys María Cantillo Pérez, por lo que ya conocida la situación,  personal del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses abrieron la tumba para  sacar el cuerpo de la mujer,  devolverlo a la sede de medicina legal; así  como entregar el correcto a la familia Villarreal.

Los parientes de El Villarreal no  percataron  del error, pues en casos en que las víctimas están descompuestas, las urnas debe ser selladas apenas salen de la morgue; y lo sepultaron en el Cementerio del Este, hasta que una comisión técnico forense se movilizó al camposanto  para la exhumación.

El cadáver en estado de descomposición de Eli Saúl, secuestrado  el 31 de diciembre de 2018,   había sido hallado por funcionarios del Conas-Distrito Capital,  luego de identificar y capturar a uno de los implicados, quela verse sin salida, llevó a los militares hasta el lugar donde ha donde habían dejado su cuerpo.

Por el avanzado estado de descomposición, se presume que el administrador fue asesinado el mismo día  o a las pocas horas  del secuestro.

En cuanto al  sombrío caso de Miladys María Cantillo Pérez, quien según una versión, había  viajado desde Colombia a Venezuela para  someterse a una cirugía estética,  y otra, que estaba residenciada desde hace algún tiempo en el país,   fue estrangulada y enterrada en la Cota 905 en Caracas.

Cantillo Pérez, de 44 años de edad, fue desenterrado el pasado viernes. Estaba desaparecida desde el 11 de noviembre del año pasado. Una comisión de funcionarios detuvo a una de las personas implicadas, que los orientó al sitio donde la habían enterrado.  (MB)